Ventajas y desventajas de los pagos diferidos a meses

Ventajas y desventajas de los pagos diferidos a meses

Cuando pides un crédito existen distintas formas de pagar. Elegir la mejor forma de pago no siempre es fácil, debes considerar tanto las ventajas como desventajas. Al final, lo importante es que obtengas el mayor beneficio por tu crédito. Esto se vuelve aún más importante cuando es el crédito para tu empresa.

Un crédito es dinero que una institución o persona te otorga a cambio de la promesa de pagarlo posteriormente. Dependiendo del uso que planees hacer con el crédito existen distintas modalidades para saldar tu deuda. En una sola emisión, diferido a meses o a meses sin intereses. Cada una tiene sus pros y contras.

Pago en una emisión

Si eliges pagar en una sola emisión debes cubrir el total de la deuda en la fecha establecida. Si se trata de un crédito pequeño es una opción razonable. Por ejemplo, si se acabaron las servilletas en tu restaurante y compras unas de emergencia antes de la próxima visita de tu proveedor bien puedes usar el cargo normal. Cuando venga tu fecha de corte en la tarjeta de crédito pagas el precio original en la tienda, y listo.

Pago a meses

Si pedirás más crédito el pago en una sola emisión quizá no sea la mejor opción, porque si acaso no logras pagar el total, habrá intereses que irán creciendo hasta que se vuelva una deuda muy cara. Si el monto a pedir es más alto se vuelven más atractivas las opciones de pago a meses.

Meses sin intereses


Cuando pagas a meses existe más de una modalidad. El pago a meses sin intereses es el más popular pero tiene restricciones. Se aplica en periodos promocionales; no funcionan en todos los comercios ni para cualquier producto. Por ejemplo, una tienda que ofrece pago a meses sin intereses puede ofrecerlos solo a quienes compren televisiones. Si a tu negocio le falta una pantalla quizá sea atractivo, pero si buscas mobiliario y este no participa en la promoción, tal vez no te conviene el MSI.

Pagos a meses

También existen los pagos diferidos a meses. En este caso se toma el total de la deuda, se divide en una serie de pagos a cubrir cada mes y se les agrega un porcentaje de interés menor al que se cobraría sobre un pago a una sola emisión que no se cubrió. No parece la opción más atractiva a primera vista, pero llega a ser muy útil y con mejores condiciones que otro tipo de pagos.

¿Cuál método de pago diferido te conviene?

Imaginemos un mismo producto con un pago en una sola emisión con retraso y otro diferido a meses. Por ejemplo, si compraste un nuevo aparador para tu joyería y confiaste en que las ventas de este mes darían para pagarlo en una sola emisión, junto con todos los otros gastos habituales, sin ningún problema.

Pero imagina si las ventas salieron más bajas de lo normal y no alcanzaste a pagar el total. De los $10 mil que pediste a crédito lograste pagar $3 mil. Queda la mitad del crédito por pagar con un interés de 7.5%. Al momento de aceptar el crédito parecía razonable pero el próximo mes te cobrarán $7,525. Sí, nuevamente hay ventas bajas, quizá logres pagar otra vez 3 mil. El siguiente mes el cobro será de $4,864.38. El próximo mes vuelves a hacer el pago de $3 mil y el último mes se cobran $2,004.21. Al final habrás pagado $11,004.21.

La misma compra con un esquema de pago diferido a meses sería más amable si lo manejas correctamente. Una compra de $10 mil pesos a 3 meses con un interés de 5% te da condiciones mucho más amables para el pago, por ejemplo, 3 pagos de $3,500, con un total de $10,500. Si eso queda fuera de tus posibilidades puedes pedirlo a 6 meses, aquí los intereses crecerán un poco, quizá 7%, muy cerca del porcentaje del pago a una sola emisión. A 6 meses, aún con un porcentaje mayor el pago total sería de 10,700, con pagos de 1,783.33.

Cuando pides un crédito diferido a meses aceptas pagar más de lo que se te presta originalmente pero de acuerdo a tu situación esto puede ser mejor que otras formas de pago. Si tienes la capacidad de cubrir el total del crédito en una sola emisión ésta será la mejor forma de mantenerte libre de deudas.

Si no, los pagos diferidos te ayudarán a adquirir aquello que necesita tu negocio de una forma más accesible.

Si tienes la fortuna de que el producto que buscas participe en una promoción a meses sin intereses será mejor. Y si lo que quieres pagar no es un producto sino algún otro gasto de tu negocio como la nómina o algún servicio, entonces cuentas con Pagaloop, que es aún mejor porque te permite pagar con tu tarjeta de crédito aquello que no podrías pagar normalmente.