Usa tu Tarjeta de Crédito para mantener al día los gastos de tu negocio

Cuando abres un negocio lo ideal es que avance y que cada vez te dé mejores ganancias. Sin embargo, no siempre ocurre así. En este caso, pedir un crédito es una alternativa razonable.

Usa tu Tarjeta de Crédito para mantener al día los gastos de tu negocio

Un crédito puede ser un gran error o un gran acierto dependiendo de cómo lo manejes. Al pedir crédito se te presta dinero que deberás pagar posteriormente; en este proceso se pueden agregar costos adicionales como intereses o comisiones. Por eso, es importante evaluar la utilidad de ese crédito para obtener el mayor beneficio posible.

¿Pedir o no pedir un crédito para el negocio?

Si a tu negocio le está yendo bien, genera buenos ingresos y cubre sus gastos seguramente no será necesario pedir un crédito. Pero si algo básico está faltando, el crédito puede ser tu salvación. Todo negocio requiere inversión para funcionar. Si un día tu carpintería se queda sin madera, no importa lo bien que hagas tu trabajo, quedará detenido. Ahí será una decisión inteligente pedir un crédito.

Si no cubres los gastos de tu negocio lo más probable es que quiebre antes de siquiera funcionar. En ese caso no sólo estás ganando menos de lo esperado, además, pierdes. Aquí un crédito se convertirá en tu salvavidas porque te permitirá continuar con las actividades mientras la situación mejora. Tu negocio sigue avanzando y en algún momento volverás a ganar dinero con él.

Tener el control de tus gastos ayudará a mantener unas finanzas sanas y si te lo preguntas, sí, tus créditos también deben estar bajo control. Si, por ejemplo, al final de mes notas que la camioneta con la que trabajas tiene una falla, habrá que visitar al mecánico. Si el mes estuvo apretado y tuviste las ganancias exactas para pagar todos los gastos de operación parecerá difícil pagar las reparaciones. Un crédito ayudará a repararla a tiempo pero ahora hay que agregar un gasto básico a tus gastos: los honorarios del mecánico.

Aprende a manejar el crédito para tu negocio

Al pedir un crédito se te explican las condiciones de pago. En algunos casos habrá que pagar en el periodo inmediato toda la deuda, por ejemplo, al siguiente mes. Si se trata de un gasto fuerte como la reparación de la camioneta del ejemplo anterior, será muy difícil cumplir a tiempo.

Pagaloop te permite cubrir los gastos de tu negocio con cargo a tu tarjeta de crédito. Además, tienes la posibilidad de pagar a meses. De esta forma, si los servicios del mecánico fueron de 7 mil pesos, podrás diferirlo a 6 ó 9 meses. Una vez que ya obtuviste un crédito favorable lo que sigue es mantener las finanzas sanas.

Para los siguientes meses suma a los gastos cotidianos la deuda que ya adquiriste con el crédito. Así será más fácil evitar nuevos momentos de crisis, pagarás tu deuda y seguirás obteniendo ganancias en tu negocio. Si, por ejemplo, pediste un crédito para pagar la renta del local de tu negocio y diferiste el pago a 6 meses, tendrás que organizar tus gastos de los próximos meses para que no se vayan acumulando y en el mes 4 debas pedir otro crédito.
Es importante elegir un plazo razonable para que logres pagar sin volver a saturarte con gastos. Quizá un plazo largo te haga pagar más intereses pero el cobro mensual será más pequeño y la posibilidad de pagarlo es más realista. Antes de pedir un crédito es importante ser honesto con tu capacidad de pago.

Si tienes un inconveniente y no alcanzas a cubrir los gastos básicos para tu negocio no te preocupes. Pagaloop es tu aliado. Con la línea de crédito de tu tarjeta personal obtienes el dinero que necesitas para tus gastos cotidianos. Eso sí, es tu responsabilidad usarlo cuando realmente es necesario para que las deudas no se vayan acumulando innecesariamente. Pide lo que sea necesario, organiza tus pagos de acuerdo a tus posibilidades reales y disfruta al ver cómo crece tu negocio.