Paga la primera renta de tu local con Pagaloop

Emprender lleva consigo distintos gastos y por muy bien trazado que esté el presupuesto siempre puede surgir un imprevisto. La renta de local es parte de esos gastos fuertes que se enfrentan cada mes.

Paga la primera renta de tu local con Pagaloop

Aunque hayas previsto desde mucho antes, dependes del precio que encuentres justo en el momento de empezar a rentar. Así como puede aparecer un local a muy buen precio, en condiciones perfectas y exactamente en la ubicación que querías también podría surgir uno que te complique las cosas.

El lado oscuro de rentar

Al rentar un local habrá gastos que son difíciles de prever. Por ejemplo, quizá tiene el espacio ideal y está ubicado en la calle por donde sabes que pasa tu cliente objetivo todos los días pero el edificio es viejo y requiere mantenimiento. Pintura, servicios de plomería, materiales para reparaciones. Todo eso son gastos que no tendrían que estar en tu presupuesto porque no son parte de tu negocio, pero para comenzar debes pagarlos.

Ya sea que el local se encuentre en buenas condiciones o haya algo por reparar, la primera renta siempre será la más difícil. Al comenzar hay que pagar un depósito. Normalmente este se calcula a partir del cobro mensual, lo más común es que se te pida un mes adelantado pero bien podría ser una cantidad mayor y hasta 3 meses de depósito. Este también es un gasto que, aunque hayas previsto, no siempre juega a tu favor.

El crédito ayuda

Usualmente pagar la primera renta será difícil pero no te vas a rendir por eso. Quizá los gastos para comenzar a ofrecer tu producto o servicio sean mayores a tu presupuesto, pero siempre está la opción de pedir un crédito.

El crédito es dinero que una institución te presta y tendrás que pagarlo después. Quizá no te guste adquirir deudas pero en este momento el crédito ayudará a que tu negocio siga adelante y así comenzará a producir ganancias, de no tomarlo tu proyecto podría estancarse y toda la planeación habría sido inútil.

Imagina que ya tienes todo listo para tu negocio de repostería. Encontraste el horno y los exhibidores ideales. Encontraste al mejor repostero. Contactaste a los proveedores de tus insumos y obtuviste un buen precio. Pero la renta del local, ya con depósito y reparaciones supera tu presupuesto.

¿Dejarás que ese pequeño detalle arruine todo tu trabajo? Lo más práctico será pedir un crédito, pagar la primera renta, dar a conocer tu negocio y dejar que las ganancias se vayan acumulando hasta que cubras la deuda. La otra opción sería detenerte, permitir que tu repostero encuentre otro empleo, ver cómo tus proveedores venden su materia prima a otros y las herramientas de trabajo suben de precio.

Pagaloop te ayuda a cubrir los gastos de tu negocio con el crédito de tu tarjeta personal. No es necesario hacer trámites adicionales y esperar una aprobación del banco. Si tu línea de crédito es suficiente, podrás pagar cualquier gasto. La renta es uno de ellos. Si no dispones del efectivo suficiente pide el apoyo de Pagaloop, sobrevive a la primera renta y ve cómo crece tu negocio.

Comenzar un negocio propio presenta varios retos. No te dejes intimidar. Si ya tienes una idea de negocio, hazla avanzar. Pagaloop está ahí para eso. Conforme crezcan las ganancias que generan tus productos o servicios, verás que los beneficios superan por mucho a los cargos que pagas por un crédito.

En el mundo de los negocios la peor forma de perder es jamás haberlo intentado, con tu tarjeta de crédito y Pagaloop eso jamás te pasará.