Mantén el equilibrio entre ingresos y egresos en las finanzas de tu empresa

Mantén el equilibrio entre ingresos y egresos en las finanzas de tu empresa

La lección de oro: No gastes lo que no tienes

Las finanzas se pueden explicar como el flujo de ingresos y gastos. Visto así es muy simple, pero encontrar el punto de equilibrio no siempre es fácil. Para que tu negocio avance es importante que no pierdas de vista que los gastos nunca deben superar a los ingresos.

Al principio parece imposible conseguir que tus ingresos igualen o superen los gastos. Mobiliario, publicidad, pago de servicios, renta de oficinas o local, son gastos fuertes y la inversión básica incluso cuando no has conseguido un solo peso como ingreso.

El primer paso: Capitalizarse con inteligencia

Para comenzar, tu negocio necesita dinero de alguna fuente. Esta puede ser tus ahorros, un préstamo o crédito. Antes de hacer cualquier compra o contrato, confirma que tienes el dinero para pagarlo.

Los accesorios ‘fancy’ o modernos para tu negocio sin duda le darán mejor vista, pero al inicio es mejor avanzar con los insumos básicos y un plan más económico. Si el producto o servicio que ofreces es de buena calidad, llegará un momento en que puedas pagar por mobiliario de lujo, pero si no tienes la capacidad para pagarlos es mejor esperar tiempos mejores.

Clave: El presupuesto, los ingresos y egresos del negocio

Para poner en marcha tu negocio ayudará que tengas un presupuesto de todo lo que gastarás mínimo el primer mes. Si no tienes suficientes recursos lo más recomendable es buscar opciones más económicas. Si aún así no alcanzas a pagar todo lo que el negocio necesita, te puede ayudar un crédito.

No todo es hacer planes de gasto, también hay que pensar en los ingresos. ¿A qué precio venderás tus productos o servicios? ¿Cuántas unidades es posible vender en una semana? ¿A cuántos clientes tienes capacidad de atender? ¿Cuánto obtienes de ganancia en cada servicio o venta? Con todo esto en mente ya puedes calcular los ingresos que obtendrás.

El optimismo siempre ayuda, pero al planificar ingresos es mejor ser realistas. Quizá tengas la capacidad de producir 500 piezas de pan por día, pero en la primera semana de tu nueva panadería será difícil que las vendas. Siempre habrá temporadas altas y bajas, y es mejor planificar los ingresos como si estuvieras siempre en la fase más crítica. ¿Te imaginas por qué?

Si tienes en mente que obtienes un ingreso modesto, planearás tus gastos para adaptarte. Pronto verás que los ingresos empiezan a superar los gastos y ahí es donde puedes empezar a tomar nuevas decisiones.

Administra tus ganancias

Cuando tienes ganancias el mundo se abre para tu negocio. Puedes reinvertir ese ingreso, por ejemplo, rentando un local más grande, adquiriendo nuevo mobiliario o contratando servicios de publicidad de mayor capacidad. También es válido ahorrar esa ganancia en caso de tiempos difíciles.

Siempre habrá tentaciones para gastar todo lo que recibe tu negocio e incluso más. La clave para que crezca y sea cada vez más rentable es que siempre respetes tu presupuesto y evites gastar más de lo que recibes.

El 56% de las pequeñas y medianas empresas duda en seguir operando en los siguientes 6 meses después de iniciar, de acuerdo a una encuesta realizada por Facebook en febrero de 2021. Los gastos siempre estarán ahí, con o sin crisis mundial, si logras que tu empresa sobreviva cosecharás los frutos de tu disciplina.

Tu plan financiero debe considerar que no siempre tendrás los mismos ingresos. Aprende a detectar el mejor momento de reinvertir, cuando comiencen a generarse ganancias.

Cuando las cosas vayan mal, siempre puedes contar con el apoyo del crédito. Pagaloop es una alternativa que te permite usar el crédito que ya tienes en tu tarjeta personal para cubrir los gastos urgentes de tu negocio. Además, lo obtienes mucho más rápido que si recurres a instituciones tradicionales como bancos. Si usas financiamiento, recuerda considerar el pago mensual de ese crédito en tu planeación de gastos.