Las 10 mejores compras con tarjeta de crédito que puedes hacer

Las tarjetas de crédito te permiten hacer compras prácticamente de todo tipo. Antes de perderte en un mar de posibilidades, considera que hay pagos que conviene hacer con tu Tarjeta de Crédito (TDC) antes que con otro medio de pago.

Las 10 mejores compras con tarjeta de crédito que puedes hacer

Así es. La tarjeta de crédito te puede dar más ventajas. Compra inteligentemente y saca el mayor provecho a tu crédito con esta lista de las 10 mejores compras que puedes hacer con tu plástico.

Top de las 10 mejores compras con tu tarjeta de crédito

  1. Pagos a meses sin intereses. Una de las ventajas más populares de las TDC son los pagos a meses sin intereses. No aplican en TODAS tus compras, pero sí en la mayoría de las cadenas comerciales. Te dan la posibilidad de dividir el costo total de tu compra en plazos de 3, 6, 9, 12 o más meses. En esta modalidad tu gasto se vuelve mucho más accesible, no dudes en aprovechar los MSI.
  2. Equipo y herramientas. No todas las compras te dan los mismos beneficios. Algunas compras impulsivas son más bien un capricho que pasará pronto, y otras te traerán beneficios a largo plazo. Si la compra te ayuda con tus actividades profesionales, vale la pena invertir. Si te dedicas a la carpintería, una pulidora quizá sea un gasto muy fuerte en efectivo, pero con el crédito podrás pagar hasta 50 días después de la compra, en todo ese tiempo podrás usarla para mejorar la calidad de tu trabajo y obtener ganancias. Además, seguirás usándola con provecho después de que hayas cubierto su costo.
  3. Productos extranjeros. Una de las ventajas de las TDC es que son aceptadas como medio de pago en comercios de todo el mundo; esto depende de la red de pago que sea, por ejemplo MasterCard o VISA. Si la cafetera ideal para tu nuevo local no se consigue en México o el precio es muy alto, puedes buscarla en tiendas internacionales en línea, conseguirla a un costo accesible y recibirla sin preocuparte por el tipo de cambio.
  4. Impuestos. La primera ventaja en este caso es que facilita el procedimiento para hacer tus trámites y pagos con tarjeta y mediante internet, pero eso no es todo. El Servicio de Administración Tributaria (SAT) te ofrece la posibilidad de realizar pagos diferidos o en parcialidades. Ofrece períodos de hasta 12 meses en el primer caso y 36 en el segundo. El trámite es gratuito y es válido tanto para personas físicas como morales.
  5. Compras que te generan recompensas. Los bancos buscan la forma de incentivar a sus usuarios por usar sus plásticos. Para esto existen distintas formas de recompensarlos como acumulación de puntos intercambiables por productos, descuentos al comprar una marca específica o en un comercio determinado. Algunos ofrecen bonos de lealtad si mantienes tu cuenta activa por un determinado tiempo. Todas las recompensas de los programas de lealtad bancarios se ganan pagando con el plástico. ¿Hay algo mejor que adquirir el producto que querías con facilidades de pago? Claro que sí, recibir premios extra por tu compra.
  6. Ofertas de corta duración. Las ofertas tienen una parte emocionante y desagradable a la vez: duran poco. Si en el momento que te encuentras con una muy buena oferta no tienes el dinero suficiente para pagarla, usa tu TDC. Al hacer la compra con tu plástico tienes hasta 50 días para pagar. Así estrenas tu producto antes de entregar el primer peso por él.
  7. Viáticos. Durante un viaje no tienes el control total sobre todos los gastos. ¿Calculaste mal la distancia entre el hotel y el lugar donde se realiza la expo a la que vas? La tarjeta de crédito ayudará a cubrir los gastos de transporte privado para ti y tus acompañantes, con la enorme ventaja de que no tendrás que pagar de inmediato, así te enfocas en la parte importante que es tu viaje. Ya de vuelta en casa y con las cuentas claras podrás organizar tus pagos.
  8. Servicios regulares. Luz, teléfono, gas, internet, renta, son gastos que sabes que tendrás que hacer cada cierto tiempo. Paga esos gastos con tu TDC y obtén hasta 50 días de financiamiento. Muchas de estas TDC te dan la posibilidad de domiciliar pagos para que no pase la fecha de corte y te cobren recargos.
  9. Pagos imprevistos. Todos nos encontramos con pagos que no habíamos planeado. Si aparecen en un momento en que tenemos el dinero suficiente no habrá problema pero si acabas de invertir en mobiliario nuevo para tu negocio, llegó la quincena y no cubres el total de la nómina, el crédito puede ayudarte a salir adelante. Con Pagaloop puedes cubrir distintos gastos para tu negocio con cargo a tu tarjeta de crédito, así pagas el salario de tus empleados sin poner en riesgo tu patrimonio.
  10. Honorarios. Habrá servicios profesionales que se requieren un par de veces al año, o incluso menos. Si contratas los servicios de un abogado o un vidriero es probable que no hayas contemplado el costo en tu plan financiero; nadie planea tener conflictos legales o un cristal roto en el local comercial. En estos casos la TDC te ayudará a cubrir honorarios sin que eso afecte a tu caja chica.
No hay nada como tener la libertad de comprar lo que quieras y cuando quieras, siempre que respetes tu crédito disponible. Solamente no te olvides que hay compras más útiles que otras. Comprar la despensa con la tarjeta de crédito no te dará problemas, pero quizá los beneficios no sean tan grandes como otras compras de largo plazo.

Por eso es fundamental aprender a usar efectivo en ciertos casos y el crédito en otros. Paga inteligentemente, y si requieres un servicio que administre los pagos de tu micro, pequeña y mediana empresa, siempre está Pagaloop para apoyarte.