Guía para elegir tu Tarjeta de Crédito

Si vas a solicitar tu primera tarjeta de crédito quizá tengas muchas dudas y no sepas cuál elegir. La situación podría empeorar si no tienes dudas y aceptas la primera que te ofrecen sin detenerte a evaluar sus características.

Guía para elegir tu Tarjeta de Crédito

Existen distintos tipos de tarjeta de crédito, pensadas para personas con necesidades distintas. Si eliges la que se adapta a tu estilo de vida ganarás un aliado financiero; en cambio, si aceptas una tarjeta pensada para alguien distinto también adquieres muchos dolores de cabeza.

Antes de hacer cualquier solicitud evalúa tus necesidades. Una vez que tengas claro lo que requieres de una tarjeta de crédito será más fácil reducir tus opciones y elegir la más adecuada.

Test de 4 pasos antes de elegir la mejor tarjeta de crédito

A continuación te dejamos los puntos básicos para que tomes la mejor decisión posible.

  • ¿Qué pagarás con tu tarjeta de crédito? Todos los plásticos cumplirán la función de pagar tus compras pero cada uno lo hace diferente. Existen tarjetas pensadas para gastos cotidianos que te permiten pagar en todo tipo de comercios, sin complicaciones. Otras te ofrecerán beneficios adicionales en compras específicas; por ejemplo, garantías extendidas en electrónicos, pagos diferidos en compras con moneda extranjera, preventas exclusivas en eventos de entretenimiento. Podrías pensar que una buena tarjeta paga todo y hasta cierto punto es cierto, pero si defines qué es lo importante para ti, obtendrás un mejor rendimiento.
  • ¿Con qué frecuencia la usarás? Podrías pensar que esto no importa porque la tarjeta podría ser útil en cualquier momento, pero no es así. Si conoces tus hábitos de compra sabrás qué tipo de compras realizas, cada cuánto tiempo y en qué tipo de establecimientos. No usarás la tarjeta de crédito en todas ellas. Si pasas a la tienda de conveniencia más cercana a tu trabajo por unas galletas o un café, no tendrá sentido pagar con la tarjeta, a menos que lo hagas todos los días y quieras tener un control sobre este gasto regular. De la misma forma, si adquieres electrónicos cada medio año o tres meses quizá prefieras pagar con tu tarjeta y aprovechar las promociones a meses sin intereses. Existen plásticos que te premian por pagar con ellos frecuentemente, y también hay otros que cobran comisión cuando dejas de usarlos por un tiempo determinado.
Si pagas algo mínimo cada semana, una tarjeta sin anualidad que te pide hacer compras frecuentes puede ser buena opción, en cambio, si la usarás para compras grandes que ocurren una o dos veces al año pagarás mucho en comisiones sin obtener beneficio de ellas.
  • ¿Cuánto estás dispuesto a invertir? La mayoría de las tarjetas de crédito cobran una comisión anual. Parece un detalle sin importancia, pero la tarjeta (y la comisión)  más barata no siempre será la mejor. Ese cobro anual puede ser la diferencia entre adquirir la tarjeta que cubre todas tus necesidades o una que te fallará con regularidad. Detalles como seguros, cobertura o servicios adicionales como disposición en efectivo, no aparecen en todas las tarjetas de crédito. La comisión anual de una tarjeta blindada contra robo quizá es cara a primera vista pero si vives en una zona insegura o acostumbras hacer compras por internet y corres riesgo constante de fraude electrónico, será recomendable que la adquieras para evitar pérdidas mayores. En la otra cara de la moneda, si adquieres una tarjeta con cobertura internacional, promociones con moneda extranjera, seguro de vuelo y otros servicios de lujo que jamás usas, también estarás cometiendo un error porque pagarás más de lo que realmente necesitabas.
  • ¿Qué esperas recibir de tu tarjeta de crédito? Pagar es la función básica de una tarjeta de crédito pero además de eso hacen muchas otras cosas. Algunas incluyen programas de recompensas y otras no. Algunas mantienen programas de seguridad muy estrictos y otras no. Algunas te dan descuentos o accesos exclusivos y otras nada de eso. Algunas te premian por usarlas frecuentemente, otras por pagar grandes cantidades. Los costos también son un detalle importante, mientras más beneficios te ofrezca una tarjeta de crédito, más pagarás por ella. ¿Qué esperas al adquirir una tarjeta de crédito? Si quieres pagar poco habrá muchas opciones, si buscas protección adicional también hay alternativas, o si prefieres las recompensas las opciones abundan. Lo importante es que elijas aquella que te da lo que necesitas con el mejor costo-beneficio.

Una vez que hayas respondido a estas preguntas será más sencillo encontrar una tarjeta adecuada para tu estilo de vida. Antes que elegir la más barata, o la que te ofrece recompensas más atractivas, considera que bien utilizada, toda tarjeta de crédito te apoyará al realizar tus pagos.

Independientemente de cuál hayas elegido, siempre cuentas con Pagaloop que te permite hacer los pagos de tu negocio con cargo a tu tarjeta de crédito. Si este mes los ingresos no alcanzan para pagar internet, la renta del local o la nómina, no te preocupes, tu línea de crédito personal te ayudará a resolver ese gasto y podrás pagarlo posteriormente, incluso a meses si te parece necesario.