¿Deudas en tu TDC? Sigue este plan de acción para salir de ellas

Las tarjetas de crédito son productos de financiamiento personal que pueden ser muy útiles. Nos ayudan a hacer pagos y solventar compras aún cuando en ese momento no contamos con el efectivo requerido.

¿Deudas en tu TDC? Sigue este plan de acción para salir de ellas


Las tarjetas de crédito funcionan bajo el supuesto de que cada mes pagues en su totalidad lo que gastaste, y así evites que te cobren intereses y se vayan acumulando los saldos por pagar.

Por eso, si no sabemos manejarlas de forma correcta nos pueden generar deudas que incluso pueden llegar a ser impagables. Atrasarnos en nuestros pagos sólo generará que los intereses se acumulen y tu deuda poco a poco comience a subir.

Peor aún, muchas veces tenemos más de una tarjeta de crédito y la deuda puede encontrarse en ambos plásticos.

Si este es tu caso y tienes deudas en tus tarjetas de crédito que ya no te dejan dormir, sigue este plan de acción para lograr salir de ellas.

Plan para salir de deudas de las TDC

  1. Identifica tu capacidad de pago: antes de tomar cualquier decisión, debes saber cuánto puedes pagar al mes para liquidar tu deuda. La capacidad de pago es el dinero real con el que dispones. ¿Cómo puedes calcularlo? Réstale el total de tus gastos fijos mensuales a tu ingreso, la cantidad que te sobre será tu capacidad de pago para tu deuda. Para que te sea más sencillo, lleva registro de tus gastos y de las cantidades que necesitas para cada cosa. Existen aplicaciones móviles en las que puedes apoyarte para hacerlo más fácil, por ejemplo MoneyWiz.
  2. Deja de utilizar el plástico: es esencial este punto, pues entre más lo uses más deberás y se convertirá en un círculo vicioso.
  3. Conoce el tamaño del problema: identifica todas las deudas que tienes, todas las tarjetas a las que debes y realiza una lista detallada de las cantidades y fechas importantes. De esta manera tendrás visibilidad sobre el dinero que realmente debes.
  4. Enfócate en liquidar la deuda más pequeña: si debes en más de una tarjeta, liquida aquella que es la más pequeña. De ese modo te quitas un peso de encima y dejas en ceros la tarjeta.
  5. Reduce tus gastos: es hora de apretarse un poco el cinturón y cortar aquellos gastos que no necesitas hacer. Dejar las comidas fuera de casa, gastos hormiga, etc… para que puedas contar con ese dinero para pagar tu deuda.
  6. Busca diferentes entradas de dinero: vender algunas de tus cosas, generar ingresos de forma diferente, en fin, hay un montón de acciones que puedes tomar para generar dinero extra y te pueda apoyar en liquidar tu deuda.
  7. Busca alternativas: si tu deuda es demasiado grande y, a pesar de hacer todos los cálculos, notas que no puedes pagarla, entonces busca distinta maneras de liquidarla. Algunas que la CONDUSEF sugiere son las siguientes: reestructuración de deuda, quita o crédito de liquidez. Lo recomendable es que no solicites más préstamos de los que puedes pagar.
  8. Paga por lo menos los mínimos: lo importante es no dejar de pagar en ningún momento. Si un mes no te alcanza para dar más, por lo menos paga el mínimo que se te solicita. Sin embargo, lo recomendable es pagar un poco más del mínimo mes con mes, de esta manera pagarás menos intereses en general.
  9. Combina: otra de las alternativas es trasladar tu saldo a otra tarjeta o consolidar las deudas. Analiza si este tipo de acciones te benefician. Si tienes dudas comunícate con tu banco para que te aclaren exactamente cómo funciona esta acción.

Sabemos que con las deudas en tarjetas de crédito te puedes sentir con el agua hasta el cuello. Por eso sigue estas recomendaciones para que puedas liquidarlas.