¿Cuándo pedir una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito puede traerte muchos beneficios si la sabes administrar debidamente. Son herramientas de financiamiento inmediato y personal que nos ayudan a hacernos de bienes importantes aún cuando no contamos con el efectivo en ese momento.

¿Cuándo pedir una tarjeta de crédito?

Puede que te preguntes cuándo es el mejor punto de tu vida para solicitar una tarjeta de crédito y lo cierto es que depende mucho de cuáles sean tus planes a futuro próximo o a largo plazo. También tiene qué ver con el estado de tus finanzas, tu situación laboral, etc.

A continuación te presentamos algunas situaciones que son ideales para solicitar una tarjeta de crédito.

¡Viva la independencia!

Si eres un joven que está por salir de casa de sus padres, solicitar una tarjeta de crédito no es una mala opción. Puede ayudarte a hacerte de tus muebles, electrodomésticos, electrónicos y demás para comenzar tu propio nido. Además, puedes incluso pagar la renta gracias a Pagaloop, la plataforma donde sólo necesitas la CLABE de tu beneficiario para hacerle el pago con tarjeta de crédito sin necesidad de usar efectivo.

El momento de un bebé

Si tu vida está por cambiar radicalmente gracias a la llegada de un bebé, ¡no desesperes! Una tarjeta de crédito puede ayudarte a comprar todos los preparativos para su nacimiento, diferir tus compras a meses y ahorrar un poco de dinero.

Inicio de clases

Esta época del año implica gastos fuertes y una tarjeta de crédito puede ayudarte a solventarlos. Compra útiles, uniformes, equipo de cómputo, mochilas, zapatos y demás con tu plástico, podrás aprovechar las promociones en las tiendas con tarjetas de crédito participantes.

Imprevistos

Uno nunca sabe cuándo un gasto fuerte e inevitable se presenta de sorpresa. Para estos imprevistos la tarjeta de crédito es una buena herramienta que te garantiza seguridad y respaldo financiero, sin que sufras un descalabro económico que no tenías contemplado.

Para enfrentar enfermedades

Puedes apoyarte de tu plástico para comprar medicamentos y pagar las consultas del médico, esto incluso si no acepta tarjeta. ¿Cómo? A través de Pagaloop.

En otros casos, incluso para internar a un paciente en algunos hospitales requieren dejar voucher abierto con TDC, ¿y si no tienes una? Las cosas podrían complicarse más.

Decálogo para el buen uso de una tarjeta de crédito

Según información de la CONDUSEF, hay reglas básicas a tomar en cuenta para manejar una tarjeta de crédito y aquí te las presentamos:

Antes de contratar una tarjeta de crédito

  • Compara entre varios bancos y tarjetas para saber cuál es la que se ajusta más a tus necesidades y posibilidades económicas.
  • Infórmate bien sobre las tasas de interés, el CAT de la tarjeta, las comisiones, seguros y respaldos en caso de robo o extravío.
  • Lee tu contrato cuidadosamente y pregunta todas tus dudas al ejecutivo.

Cuando ya tienes una TDC

  • Sácale provecho pero no abuses de ella. Facilita pagos y cubre urgencias y eventos inesperados.
  • Recuerda que no es dinero extra ni una extensión de tu salario, lo que gastes lo tendrás que pagar eventualmente.
  • Cumple con tus pagos puntualmente y no te atrases para que tengas un buen historial crediticio.

Para evitar deudas y bajar el saldo de la tarjeta

  • Cubre más del pago mínimo mensual que viene en tu estado de cuenta para disminuir el monto y plazo de tu deuda y mantener el control.
  • Consolida tus deudas en caso de necesitarlo.
  • Cancela las tarjetas que no uses.
  • Revisa siempre tu estado de cuenta a detalle.

Con las recomendaciones anteriores estás listo para pedir tu primera tarjeta de crédito. No olvides que el mejor momento para hacerlo es cuando tus finanzas estén sanas.