¿Cómo saber si tu negocio necesita un contador?

Ya sea que recién comiences tu propio negocio, o que ya lo tienes encaminado, un contador siempre será uno de los recursos más útiles y críticos para el éxito de tu emprendimiento.

¿Cómo saber si tu negocio necesita un contador?

A continuación te enumeramos los puntos clave que te indicarán si tu negocio necesita de los servicios de un contador.

#1 Apenas vas a emprender tu negocio

El inicio de un negocio implica el involucramiento de varias partes, además de una correcta planeación. Por ejemplo: sentar las bases de la estructura financiera, crear un plan de negocios sólido, calcular el punto de equilibrio para los precios, asistencia con solicitudes de préstamos o créditos, organización en cuanto a los impuestos y muchas otras cosas más. En todas estas fases del negocio un contador te será de mucha utilidad, pues te ayuda a tomar decisiones difíciles, evitar trampas críticas y errores de principiantes.

#2 Estás planificando o esperando un crecimiento acelerado de la compañía

El crecimiento y la expansión son oportunidades interesantes para cualquier negocio, pero deben estar bien planificadas para garantizar que la operación no te rebase, o que lleguen más compromisos de lo que puedes manejar. Es por eso que es importante asegurarse que tu negocio está preparado para manejar el crecimiento esperado en todos los aspectos posibles. Los contadores son mucho más que simples manipuladores de números, son los asesores más confiables que tienen las empresas ya que te brindan orientación y asesoramiento financiero. Además, te pueden ayudar con la planificación de los gastos, la nómina y administración de los impuestos (tema fundamental en los negocios pequeños y medianos). También, pueden proporcionarte proyecciones de flujo de efectivo y análisis financiero, y guiarte a través del proceso para que te sea más sencillo entender lo que están manejando.

#3 Buscas concentrarte en administrar tu negocio

Muchos dueños de pequeños y medianos negocios hacen su propia contabilidad, pero eso implica mucho tiempo y aleja su atención del enfoque principal. Además, necesitarías adquirir conocimientos básicos de contabilidad, impuestos, e incluso conocimiento sobre el uso de software contable. Es por esto que si deseas estar completamente disponible para manejar los aspectos de gestión y crecimiento de tu negocio, deberías contemplar la posibilidad de contratar a un contador que se encargue de la parte financiera de la empresa.

Dejar que un profesional administre tus estados financieros ayudará a evitar errores contables y descuidos en la entrada de datos. También aumentará la visibilidad financiera de tu empresa: tendrá balances y estados contables fácilmente disponibles, y alguien experto te puede asesorar para administrar tu negocio de manera más eficiente, aumentar los ingresos y minimizar los gastos.

#4 Administrar los pagos de facturas se ha vuelto una carga muy pesada para ti

Pagar a proveedores y estar tras el pago de los clientes es mucho más que un mero proceso técnico. La gestión inadecuada de las cuentas por pagar y por cobrar puede afectar el flujo de caja y crear complicaciones para tu negocio.

Para que esto no suceda, debes realizar un seguimiento adecuado de todos los pagos efectuados, asegurarte de pagar tus deudas y compromisos a tiempo para no incurrir en sanciones ni arriesgar tu relación con los proveedores. Por otro lado, pagar demasiado pronto es adverso para tu flujo de caja. Además, debes enviar facturas a los clientes con regularidad, realizar un seguimiento de todos los pagos adeudados y asegurarte de que se cobren y depositen a tiempo. Se deben registrar todas las transacciones y clasificarlas adecuadamente en los libros contables. Todo lo anterior implica demasiado trabajo, el cual puede ser delegado a un contador que se dedique exclusivamente a estas tareas. Esto agilizará procesos y te permitirá tener todo en orden, además de pagar y cobrar en tiempo y forma.

#5 Necesitas ayuda con tus declaraciones de impuestos

Es posible que tú mismo te encargues de manejar de manera competente las declaraciones de impuestos de tu negocio ante Hacienda. Sin embargo, un contador no sólo te ahorrará la molestia de esta tarea, sino que también se asegurará de que todo esté en orden. Los errores en las declaraciones de impuestos pueden llegar a costarte caro, un contador puede prevenirlos.

Además, un contador puede ayudarte con tu planificación fiscal y encontrar deducciones para ahorrar dinero.

#6 Quieres aprovechar todo el potencial de tu negocio

Un contador puede ayudar a tu empresa con la planificación, las previsiones del flujo de caja, identificar oportunidades financieras y aumentar los márgenes de beneficio. Pueden proporcionarte información sobre cómo mejorar tus procesos, gestionar tus inventarios y mucho más. El contador además, te asesora sobre la estructura de tu negocio, cómo maximizar los beneficios y las deducciones fiscales y tratar de reducir tu carga fiscal en general. También ayudan a saber dónde se encuentra tu empresa con respecto a los competidores directos y ofrecen acciones de mejora si es necesario.

Como puedes apreciar, el trabajo de un contador no es algo que puede pasarse por alto ni una tarea que se pueda minimizar. Estos profesionales ofrecen soluciones que serán de mucha ayuda para tu negocio, te permitirán crecer y evolucionar hasta tener la empresa que quieres.