¿Cómo maximizar el flujo de efectivo de tu PYME?

¿Cómo logra crecer un negocio? Las estrategias son muchas pero una de las más efectivas es mantener un flujo de efectivo positivo. Este concepto se refiere a la forma en que se mueve el dinero en tu negocio, eso incluye cobros, pagos, ganancias, y también pérdidas.

¿Cómo maximizar el flujo de efectivo de tu PYME?

Lo ideal es que el dinero que obtienes permanezca el mayor tiempo posible en tu empresa para hacerla funcionar y se vaya tan tarde como sea posible. Cuando tienes dinero puedes reinvertir o hacer gastos que permiten el crecimiento de tu negocio. En cambio, mientras menos tiempo tengas liquidez, más limitadas estarán las posibilidades de tu emprendimiento y aumentará el riesgo de una deuda insostenible o el estancamiento del negocio.

A primera vista parece una ecuación simple. Sin embargo, obtener un balance favorable no siempre es sencillo. Si tienes dudas sobre cómo maximizar el flujo de efectivo en tu negocio, te sugerimos algunos consejos.

  1. Acelera tu sistema de cobro.
    Mientras más rápido cobres a tus clientes más podrás extender tu flujo de efectivo. Existen diferentes métodos, algunos más conciliadores para ambas partes y otros más agresivos. Lo mejor es dar prioridad a la negociación para mantener una cartera de clientes seguros. Como la prioridad es obtener el cobro tan rápido como sea posible, algo recomendable es aceptar diferentes opciones de pago; considera efectivo, pago con tarjeta, transferencias interbancarias, sistemas intermediarios como PayPal o Mercado pago, o sistemas financieros B2B como Pagaloop. En estos casos pedir un comprobante ahorrará mucho tiempo de validación. Otra forma de conseguir pagos rápidos es ofreciendo incentivos a tus clientes como descuentos por pronto pago, si lo quieres ver del otro lado, también tienes la opción de cobrar intereses por retraso en los pagos. Centralizar los ingresos de tu negocio en un solo banco también ayudará a agilizar la recepción de tus ingresos.
  2. Aplaza tus pagos al máximo aceptable.
    En tus gastos a crédito se fijan fechas límite. Si realizas el pago el último día que tienes permitido pagarás la cantidad exacta, sin cobro de intereses, y el efectivo permanecerá más tiempo contigo. Si recurres a Pagaloop para cargos a tu tarjeta de crédito que cubran gastos básicos como servicios o nómina, tienes hasta 50 días para pagar sin que se agreguen intereses. En todo ese tiempo, tu ingreso servirá para reinvertir en el negocio e incrementar las ganancias o adquirir equipo que mejore el funcionamiento de tus procesos.
  3. Disminuye los gastos.
    Todo negocio requiere inversión; sin embargo, no todos los gastos son indispensables, e incluso, algunos ni siquiera son necesarios. Hay muchas formas de reducirlos. Para mejorar tu flujo de efectivo ayudará que reconozcas tus gastos indispensables: materia prima, servicios, nómina, mantenimiento, publicidad en medios donde se encuentra tu consumidor meta. También es importante definir qué gastos pueden esperar: decoración, publicidad en todos los medios posibles, suscripciones o membresías y accesorios. En muchos casos comparar precios de distintos proveedores ayudará a conseguir mejores costos.
  4. Mantén el control sobre tu inventario.
    Cuando comienzas, es muy común que pienses en el futuro donde tu negocio será cada vez más grande, aquí es cuando las compras por volumen pueden ser tentadoras pero no siempre son la mejor opción. Mantener un producto en inventario representa costos. Si un producto se mantiene por mucho tiempo ahí no genera ganancias y, además, representa costos. Almacena aquello que es necesario y se consumirá pronto. Si notas que un producto lleva ahí mucho tiempo, una promoción o temporada de oferta ayudará a que se consuma, libere espacio necesario y recuperes tu inversión.
  5. Negocia con tus proveedores.
    Cuando te mantienes fiel a un  proveedor es recomendable negociar algunos beneficios para tu negocio. Si realizas compras constantes y en volumen razonable es posible que obtengas un descuento; el proveedor te considera un ingreso seguro y la opción será razonable. También puedes buscar periodos más largos para realizar tus pagos. Recuerda que mientras más tiempo permanezca disponible el efectivo para tu empresa, más beneficios puedes obtener de él. No todos los proveedores estarán de acuerdo, pero no pierdes nada con intentarlo y en cambio, sí obtienes beneficios en caso de conseguir un deal.
  6. Mantén una línea de crédito disponible.
    Siempre es posible que aparezca un imprevisto. En estos casos, lo mejor es contar con crédito que te permita salir adelante. Aunque tengamos un plan perfectamente trazado, algo puede fallar. Si esto pasa, el respaldo de un crédito te permitirá mantener los gastos básicos para que tu negocio siga funcionando. Si cuentas con una tarjeta de crédito personal, estos gastos los puedes hacer mediante Pagaloop. Además de obtener el dinero para que tu emprendimiento siga avanzando, tienes beneficios como pago a meses o pago de facturas.

Convertirte en un experto en los negocios tomará tiempo. Antes de caer en la desesperación y ver cómo tu empresa se queda sin crecer por mucho tiempo será mejor que sigas los consejos para administrarte. Mientras más tiempo dispongas de dinero para tu negocio más beneficios puedes obtener de él. Si apenas comienzas es un buen momento para avanzar con el pie derecho.

Si durante el camino aparece algún bache en el avance de tu negocio recuerda que cuentas con Pagaloop. En caso de requerir un crédito para cubrir los gastos básicos como nómina, renta o servicios, usa tu línea de crédito personal. Con una planificación adecuada esta decisión ayudará a que el flujo de efectivo sea favorable para tu emprendimiento y su crecimiento se mantenga.