¿Cómo le afecta a tu negocio que se retrasen los pagos?

¿Cómo le afecta a tu negocio que se retrasen los pagos?

Los últimos dos años han sido un reto para las empresas micro, pequeñas y medianas. En 2020 cerraron 1 millón 857 de los 4.86 millones de negocios que existían en México, esto de acuerdo con el Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020 elaborado por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). En este contexto parecerá lo más natural del mundo que se retrasen algunos pagos, tanto los que recibimos como los que hacemos. Sin embargo, esto trae consecuencias a la salud financiera de tu negocio.

Retrasos alrededor del mundo

Una encuesta realizada por YouGov y Melio analizó pequeños negocios en Estados Unidos para conocer su relación con los pagos retrasados. De los encuestados, el 79% cree que las empresas deben apegarse a los acuerdos iniciales del pago; sin embargo, el 59% admitió que en algún momento ha experimentado retrasos. ¿Se trata de un mal necesario o simplemente un mal?

Las consecuencias de retrasar pagos son muchas. Entre ellas están el retraso en nuevas contrataciones, que afecta al 40%, posponer el abastecimiento de inventarios (39%) y reducir los horarios laborales, que fue una alternativa para el 36%. La realidad que se muestra en la encuesta realizada en Estados Unidos no es muy diferente a las consecuencias que implica el retraso de pagos en nuestro país.

Los pagos hechos a tiempo permiten que el negocio funcione, al retrasar el flujo de capital se afecta el funcionamiento adecuado. Volviendo con la encuesta estadounidense, 63% de los encuestados consideran que su negocio se ve beneficiado con los pagos oportunos. 64% menciona que permite que el negocio crezca, 58% dice que puede cumplir con el pago de créditos y 52% puede hacer incluso nuevas contrataciones.

Una bomba de tiempo

Al principio se mencionaba que vivimos una situación difícil para los negocios. Quizá los pagos retrasados parezcan una alternativa que hay que aceptar por algún tiempo, pero se corre el riesgo de convertirlo en un estilo de vida. Por una parte el flujo de efectivo de la empresa se verá afectado. Por otro lado, se formará una infraestructura financiera basada en los retrasos.

Acostumbrarte a los retrasos dejará a tu negocio en una posición de desventaja. Si cobras tarde, pagarás tarde y antes que te des cuenta esto se convertirá en un ciclo destructivo sin final. Algo indispensable para que tu negocio funcione es que haya un flujo de efectivo favorable. Si no tienes un ritmo establecido para cobrar y pagar tarde o temprano, llegarán los desfases y pagarás los gastos de un mes con los del otro, tendrás pérdidas o vivirás momentos de estancamiento.

Soluciones de la era digital

Tradicionalmente, existían miles de razones para retrasar los pagos. Transacciones con bancos, envío de cheques, confirmación de facturas, entre muchas otras. Vivimos en la era digital donde todo puede solucionarse en una serie de clics. Ya no es indispensable transportar el efectivo para tus pagos (con todo el riesgo que eso incluye), una transferencia desde la app de tu banco lo solucionará. Si no cuentas con el efectivo en el momento también existen alternativas.

Si quieres mantener a buen ritmo tus pagos tienes a Pagaloop como tu aliado. Si un mes no obtienes los ingresos necesarios para cubrir todos tus pagos tienes la opción de usar la línea de crédito de tu tarjeta personal para cubrirlos. De esta forma no cortas el flujo de efectivo, permites que las acciones indispensables para el correcto funcionamiento de tu empresa continúen y das tiempo para recuperar los ingresos que no llegaron a tiempo. Además tienes la opción de pagar a meses, lo que disminuye la carga y evita que te retrases todavía más. Evita retrasos y pausas en el crecimiento de tu negocio con el apoyo de Pagaloop.