¿Cómo financiar tu empresa con tu tarjeta de crédito?

Aprende a usar tu plástico para tener hasta 50 días de financiamiento, paga tus gastos, los de tu negocio y gana tiempo para capitalizarte de nuevo, sin quedar mal con nadie. Sin endeudarse ni pagar intereses. Aquí te explicamos cómo.

¿Cómo financiar tu empresa con tu tarjeta de crédito?

¿Tu tarjeta de crédito individual puede ser la mejor aliada para financiar tu negocio sin meterte en problemas? Sí. Quizá no pensabas que esto era posible, pero si eres un pequeño empresario con un negocio en crecimiento, debes saber que es factible financiar tu empresa con tu tarjeta de crédito personal.

Si manejas una o varias tarjetas de crédito, ya sabes que hacer rendir el dinero del mes sin tener que pagar intereses en el banco puede ser difícil pero no imposible. Sigue estos consejos y consigue financiar tus gastos hasta por 50 días sin mayores complicaciones. Aprende a usar tu plástico para tener ¡un mes y medio “de respiro” para pagar y capitalizarte sin quedar mal con nadie!

¿Cómo usar la tarjeta de crédito y tener hasta 50 días para financiar mi negocio?

Lo primero es conocer y entender a la perfección el concepto de tarjeta de crédito.

Una tarjeta de crédito no es una extensión de tus ingresos mensuales, tampoco es dinero extra al que ya tienes. Únicamente es un medio distinto para disponer de dinero y administrarlo. Es una herramienta muy útil siempre y cuando sepas organizarte de manera correcta, de lo contrario se puede convertir en tu peor pesadilla.

Si planeas tu manera de gastar y pagar, no deberías tener mayores problemas al usar tu tarjeta de crédito.

Gracias a que la TDC es una herramienta útil, puedes usarla para financiar tu negocio o pequeña empresa. Puedes hacer ciertos pagos por medio de ella de manera fácil y rápida, incluso si no tienes aún el efectivo disponible. ¿Cómo?

Aquí algunos consejos para lograrlo:

  1. Conoce tu fecha de corte

Es fundamental para que te puedas administrar y financiar tu negocio, además de tus gastos personales. Por ejemplo, si usas la tarjeta un día después de la fecha de corte, tendrás todavía más tiempo para financiar tus gastos.

2. Realiza un plan de acción

Una vez conociendo tu fecha de corte, diseña un plan de gastos de modo que se acomoden lo mejor posible a tu capacidad de pago. Un plan de consumo inteligente te ayudará a no perder control sobre tu plástico.

3. Conoce la fecha de pago

Muy importante si quieres evitar los terribles intereses del banco. Conoce cuál es tu fecha límite de pago y agrégala a tu plan de acción, de esta manera no se te pasará la fecha y podrás tenerlo todo en orden. Con esto en cuenta, te será más fácil ordenarte y tener hasta 50 días para poder pagar los consumos de tu tarjeta de crédito.

Logra más tiempo de para financiar tu empresa usando tu propia tarjeta de crédito

Vayamos a un ejemplo práctico:
Supongamos que tu fecha de corte es el día 20 del mes.
Tu fecha límite de pago será el día 10 del siguiente mes.
Si te organizas debidamente, podrás hacer pagos con tu tarjeta de crédito a partir del día 21 y así tendrás los 30 días del mes más 20 días naturales para pagar tu saldo. Esos son 50 días en los cuales puedes administrarte mejor sin tener que pagar intereses.

¿Me conviene pagar los gastos de la empresa con mi tarjeta de crédito?

Es importante que consideres que financiar una pequeña empresa con ayuda de tu tarjeta de crédito es posible, pero implica mucha responsabilidad. Como toda decisión financiera, tiene sus grandes ventajas, pero algunos riesgos.

Aquí te presentamos algunos:

Ventajas:

  • Capacidad de comprar suministros necesarios para la empresa aún cuando no tengas el efectivo suficiente en ese momento.
  • Rapidez de solvencia en el momento en que se necesite pagar o comprar algo.
  • Es una forma de llevar registro sobre todos tus gastos, una manera fácil de hacer contabilidad si así lo deseas, pues en tus estados de cuenta te enterarás de todo lo que estás necesitando para la empresa y hasta tendrás registro de los imprevistos que tuviste que pagar.
  • Puedes aprovechar algunas promociones por capacidad de compra inmediata, o bien por usar determinados bancos, modalidad de pago digital y/o algunas ofertas de meses sin intereses asociadas a redes de pago como Visa o MasterCard por ejemplo.

Desventajas:

  • Se puede volver un arma de doble filo si no te administras bien.
  • Si no manejas la tarjeta de manera responsable y pagas en tiempo y forma, podrías terminar con mal historial a mediano y largo plazo en el buró de crédito.

Si posees un buen historial crediticio y tu línea de crédito es atractiva, entonces sería una buena idea financiar tu pequeño negocio de la mano de tu tarjeta de crédito. Recuerda que es una herramienta que está para que la utilices, el éxito radica en tu manera de administrarte responsablemente.