6 motivos para incluir a un contador en tu pequeña o mediana empresa

Un negocio nuevo trae consigo muchos pendientes. Si estás comenzando con tu emprendimiento seguramente ya tienes claras muchas de tus necesidades.

6 motivos para incluir a un contador en tu pequeña o mediana empresa

Si abres una tienda de decoración tendrás claros a tus proveedores y el perfil de empleados que necesitas para ayudar a tus clientes a elegir las mejores piezas para su hogar.

Sin embargo, habrá muchos detalles que pasas de largo, y no porque tu idea de negocio esté mal, más bien, implica tareas muy específicas y es mejor contar con un especialista que las solucione.

Al comenzar tu emprendimiento tienes claro lo que ofreces, tu diferencial, el valor que aportes y tu especialidad es el producto o servicio ofrecido; pero hay muchos otros aspectos importantes en un nuevo negocio. Bien puedes volverte especialista sobre la marcha con todos los tropiezos que eso implica, o buscar ayuda de un profesional.

Si no tienes claro en qué te ayudará un contador te mencionamos 6 razones para incluirlo en tu nuevo negocio.

  1. Te ayudará con los detalles financieros para comenzar. Sin temor podemos decir que antes de crear un negocio es más importante crear una estructura financiera para todo nuevo negocio, eso incluye un plan de negocios, calcular puntos de equilibrio para encontrar precios adecuados, realizar solicitudes funcionales para créditos comerciales, y ¿cómo olvidarlo?, también debes pagar impuestos. Un contador ayudará a tomar decisiones adecuadas desde el principio.
  2. Quieres ver crecer a tu negocio. El objetivo de cualquier emprendedor es ver que su negocio crezca, pero hay que planear ese crecimiento. Cuando tu negocio crezca habrá más gastos, entre ellos nuevo equipo o mobiliario, más empleados con el respectivo ajuste en la nómina, esto llevará a un cálculo más complejo de impuestos. Sin ayuda de un profesional puedes salir con vida de todo eso pero un contador te ayudará a calcular el flujo de efectivo, así como hacer análisis y proyecciones financieras para que tu negocio crezca sin sobresaltos.
  3. Quieres enfocarte en tu negocio, no en los números. Si decidiste abrir tu negocio seguramente se trata de algo que te apasiona. Sea cual sea el giro, lo ideal es que te enfoques en lo que sabes hacer, aquello que produces, vendes o el servicio que prestas requiere tu atención. Con todo negocio viene una serie de obligaciones contables que deben estar bajo control para que siga avanzando. Muchos emprendedores lo hacen pero, ¿quieres hacerlo tú? Eso te obliga a estudiar y ganar habilidad en las labores que no son tu objetivo, un contador ya está preparado para eso.
  4. Hará que tus finanzas estén en equilibrio. Todo negocio recibe ingresos y realiza gastos. Dicho así parece simple pero un error al realizarlos puede significar pérdidas. Si no pagas a tiempo a tus proveedores puedes sufrir una penalización o perderlo definitivamente. Si no calculas adecuadamente tus ingresos el flujo de efectivo puede ahogar a tu negocio. Estos son algunos ejemplos pero las opciones son simples: ganas habilidad rápidamente para mantener todo en equilibrio o buscas a un profesional. La segunda opción te deja tiempo libre para dedicarte a la administración de tu negocio, ¿los clientes están satisfechos?, ¿hay algo que agregar?, ¿sobra algo?
  5. Evitará pérdidas para tu empresa. Los errores siempre se pagan y cuando se trata de finanzas llegan a ser muy costosos. Un estudio internacional realizado por la Asociación de Examinadores Certificados Antifraude (ACFE, por sus siglas en inglés), encontró que en 2020 las organizaciones perdieron aproximadamente 5% de sus ingresos debido al fraude. Si hay una inconsistencia en tus estados financieros es probable que pase desapercibida para ti, finalmente tu área de especialidad es otra. Un contador está capacitado para detectar aquello que no cuadra y lanzar alertas oportunas ante riesgos como el fraude.
  6. Se encargará de tus impuestos. Quizá la más evidente de todas pero no por eso menos importante. Tu empresa genera ganancias y por lo tanto tiene obligaciones fiscales. No existe una limitación legal para que lo hagas pero eso incluye tiempo que podrías invertir con mejores resultados en hacer que tu negocio destaque ante tus consumidores. Los contadores son profesionales en esto y además de mantener todo en orden conocerán mejor las opciones de exención y deducción para reducir tu carga tributaria.

Muchos pequeños negocios funcionan sin un contador; sin embargo, contar con uno ayudará a obtener mejores resultados. Si abriste tu negocio debes tener clara tu idea de negocio. Enfócate en ella y explótala al máximo para posicionarla en el gusto de tus clientes. Por su parte el contador se encargará de mantener tus finanzas bajo control para permitir que tu negocio avance en la dirección que tú elijas.